El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

El Club
Siete puñaladas al orgullo
Por Administrador el 24/07/2018 22:43
0
Una derrota que viene doliendo desde hace cuatro años
El partido ante River por Copa Argentino tiene un sinfín de momentos y escenas para  describir, analizar y debatir. Pero lo más importante está en observarlo ahora, más tranquilo, desde afuera y pensar, ¿qué nos dejó este partido?

Mientras observaba el encuentro, desde el mismísimo arranque, la diferencia era tan notable que daban ganas de llorar. Obviamente todos sabíamos a los que íbamos. No podíamos hacerle frente nunca, por lo menos de manera razonable, a una potencia mundial como lo es River Plate.

Ahora bien, ¿por qué la tristeza si esperaba ese desenlace? Porque es imposible no interpelar nuestro presente ante esa dura derrota. ¿Y cuál es nuestro presente futbolístico? La nada misma. La ausencia total de un proyecto. No hay un horizonte. Definitivamente nos encontramos en un abismo.

Y acá no hay que ser demasiado fino en la lectura de todo lo que nos sucedió desde el descenso del 2014.

¿Qué fue lo primero que sentí ante la oleada de goles del equipo de Gallardo? La impotencia de ver nuestra triste realidad. Hace seis meses que no jugamos, con jugadores contratados solo por un partido. Con otros que esperaban que finalice para sacarse una foto con los rivales.

Ese no es el Central Norte que me gusta ver. Fue una puñalada que me conmovió. Estoy cansado de perder, de ser el hazmerreir. Antes, durante y después de este partido nos convertimos en un objeto de burla. No quiero volver a pasarlo. Y si sucede, miles estaremos a la par de los colores porque la lealtad no depende de resultados.

Pero ante ese panorama, me pregunto, ¿qué hacemos o qué se va a hacer para remediar este presente? Nada. La actual Comisión Directiva demostró que futbolísticamente vive alienada. En otro mundo. No reacciona. No existe la autocrítica. Entiendo que ellos no pueden estar en el campo de juego aguantando un resultado para salir campeones, o pateando los penales. Pero todo el tiempo se observa demasiada improvisación. Y ante cada golpe no hay reacción.

Viejo, nos comimos siete goles y nos demostraron que futbolísticamente no existimos. ¿Qué vamos a hacer para cambiar? ¿Queremos modificar la imagen que todo el país vio por televisión?

Cada día estoy más convencido de que no hay convicción para modificar la realidad. La palabra proyecto no forma parte del lenguaje de los que manejan el fútbol en Central. No hay nada. El año que viene nuevamente se contratarán jugadores para intentar pelear un ascenso. Y si no lo logramos deberemos jugar un Torneo Anual en el 2020 o esperar, inocentemente, una invitación al Federal A.

Y dejar nuestro camino al azar nos llevó a pasar vergüenza en un 7 a 0 que nos hizo ver que estamos en un pozo, cómodos, sin ánimos de intentar salir.

Antes del partido, me quedó una escena de cientos de hinchas reunidos con sus trapos, mientras llegaban decenas de colectivos y bajaban por la autopista Cuervos con instrumentos y todos juntos cantando, fervientes, sin importar que fuéramos a ser testigos de una goleada histórica.

Yo me banco perder ante un equipo que está ubicado entre los diez mejores clubes del mundo. No soy un obtuso. No me banco tener la certeza de que ante la adversidad agachamos la cabeza. Salí de la cancha pensando eso. Que no hay nada. Me hubiese gustado caminar hasta el colectivo pensando: “perdimos, era seguro que esto iba a suceder, pero sé que estamos en un proyecto y que vamos a modificar nuestra realidad”.

Pero no es así. ¿Y por qué lo creo? Porque ya pasaron cuatro años y seguimos haciendo las cosas mal. No escribo estas palabras sin argumento o con ánimos de aprovechar el momento para generar un efecto político.

¿Qué vemos los hinchas de Central ante cada año que pasa? Lo mismo. La ausencia de pensar un equipo de fútbol a futuro. Y en ese ejercicio de mirar cada hecho futbolístico que es frustrante, observar a nuestros rivales, aquellos a los que supimos enfrentar y que hoy están en los primeros planos.

¿No vamos a reaccionar? ¿Nos acostumbramos a perder? ¿Queremos seguir siendo el equipo que pierde finales de local y que espera cada año intentar ascender?

Ya no quiero más puñaladas. Quiero que Central ante un momento adverso luche y tenga un respaldo. Y ese respaldo se llama planificación. Trabajar en serio por los momentos felices. Por lo que vendrá. Y si volvemos a perder que sea con integridad y convencimiento de que vamos por un camino que se enmarca dentro de un proyecto y no en la improvisación.
COPAARGENTINA
COMENTARIOS
Cargando encuesta...
ÚLTIMO PARTIDO

Central Norte

Union
Anual
POSICIONES
#
Equipo
Ptos
1
Gimnasia y Tiro
28
2
Cachorros
25
3
Juventud Antoniana
24
4
Mitre
23
5
Peñarol
20
6
Sanidad
19
7
Central Norte
17
8
San Martin
17
9
Camioneros Argentinos
15
10
Pellegrini
15
11
Primavera
14
12
Atlas
13
13
Libertad Salta
12
14
San Antonio
11
15
Atletico Salta
6
16
San Francisco
1
17
Union
1
ÚLTIMO PARTIDO

Racing de Cordoba

Central Norte